miércoles, 18 de febrero de 2009

Tips para ¡Aprende a organizar tu closet!


Aprovecha al máximo el espacio disponible en tu clóset, poniendo en práctica estos sencillos consejos.

Consigue suficientes ganchos antes de comenzar a ordenar. Así evitarás perder tiempo al interrumpir la tarea para ir a buscarlos.

Elige ganchos de madera para abrigos o prendas pesadas y deja las de plástico para camisas o suéteres.

Ten siempre algún gancho especial para faldas, un organizador para corbatas o cinturones y no utilices ganchos de metal pues dañan las telas.

Si compartes el closet con otra persona puedes elegir distintos colores de ganchos para separar las prendas.

Comienza por vaciar el closet, por partes, para empezar a organizar desde cero. Divide las prendas en 4 grupos: 1) en buen estado, 2) dañadas (descosida, sin botones, pero que se puede arreglar), 3) para donar o que ya no utilizas y 4) en buen estado pero pasadas de moda.

Tómate el compromiso de remendar aquello que puedas seguir usando, y regala el resto a una organización de caridad. De esta forma harás más lugar para ropa nueva que quieras guardar.

Agrupa las prendas según su clase, por ejemplo, todas las camisas van colgadas juntas, todos los sweaters en un mismo estante. Así lograrás ubicar lo que busques, sin perder tiempo.

Los pantalones debes colgarlos individualmente en un gancho de ropa, sino tienes suficientes es mejor que los compres, pues de esta forma se arrugarán menos y podrás ubicarlos con mayor facilidad. Los pantalones que sean de pinzas es conveniente que los cuelgues en perchas de ganchos, sujetándolos desde la parte inferior.


Opta por agrupar la ropa de acuerdo a los colores y tonalidades, de esta manera localizarás más rápido la pieza que estás buscando.


Aunque algunas personas consideran que las camisas deben ir dobladas, es recomendable que las cuelgues, pues así se arrugan menos. Si tienes mucho espacio, cuélgalas en ganchos individuales, sino opta por colocarlas encima de los pantalones. En caso de que hagas esto último, es aconsejable que las camisas sean del mismo color del pantalón o que por lo menos combinen.

Los trajes de chaqueta, tanto masculinos como femeninos, siempre tienen que estar juntos. Utiliza ganchos de ropa especiales para que las hombreras no pierdan su forma.

La ropa interior es importante que la guardes en el cajón más accesible de tu armario o tocador. Las medias pueden ir en otro cajón, ya que suelen engancharse con las tiras del brassier.

Las camisetas y blusas dóblalas para guardarlas en los entrepaños de tu armario. Es recomendable que separes las blancas de las de color y las de vestir con las de diario.

Es importante que compres una zapatera, y así evitar tener que ponerlos unos encima de otros o esconderlos debajo de la cama.


Si tu closet es pequeño, utiliza la parte superior a la que es más difícil acceder, para guardar todo aquello que sea de otra temporada.

Emplea cajas o bolsas bien cerradas y etiquetadas para ordenarlo. Incluye en los contenedores pequeñas bolsas de tela con lavanda, para evitar que las polillas y otros insectos arruinen las prendas y además perfumará el espacio de guardado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada